EN FOTOS: River, campeón de Copa Libertadores

 La noche histórica para los Tigres y el futbol mexicano quedó sólo en una ilusión que River Plate se encargó de sepultar.

En un duelo pasado por lo físico y del que River sacó provecho de una sola jugada en el primer tiempo, un penal dudoso y un gol con Tigres desmoralizado para vencer 3-0 a los Tigres, y coronarse campeón de la Copa Libertadores, esta noche en el Estadio Monumental de Buenos Aires.

Mucho se deberá arrepentir Tigres de no hacer matado a River cuando pudo; primero en la fase de grupos cuando lo vencía 2-0 y se dejó empatar en los últimos minutos y después le dio vida al vencer al Juan Aurich que le dio el pase a los argentinos y finalmente en la ida de la Final, con Jürgen Damm perdonando el gol de la victoria.

Fue un juego plenamente físico, en donde el árbitro uruguayo Darío Ubríaca sacó 9 tarjetas amarillas, y River se benefició de un juez central que los dejó pegar mucho sin castigo, mientras que amonestó a diestra y siniestra a los felinos.

Incluso al minuto 25, los Tigres ya tenían a 4 amonestados; Israel Jiménez, Juninho, André-Pierre Gignac y José Rivas y le perdonó la roja a Lucas Alario por una dura entrada sobre Guido Pizarro al minuto 14.

Y a pesar de eso, Rafael Sobis tuvo la más clara en el arranque del juego, cuando Gignac le puso un pase para enfilarse al área, pero el brasileño felino se enredó con el balón.

Y más tarde, Damm entró sólo al área y tras quitarse a un zaguero eligió pasar a Gignac en lugar de tirar, pero el francés no llegó pleno al pase y se perdió otra de los Tigres.

Por su parte, River no perdonó la única que tuvo en el primer tiempo y tras una gran individual de Leonel Vangioni, quien se quitó a Sobis y con túnel a Damm metió un centro preciso a la palomita de Alario, quien se anticipó a Rivas y cabeceó para poner el 1-0 al minuto 44.

Para el complemento, el tono del juego no cambió, y Tigres estuvo cerca; otra vez Damm limpió la zona, pero le puso un centro muy alto a Javier Aquino, quien remató incómodo y sin fuerza, dejando escapar el empate.

Y al minuto 73, el uruguayo Carlos Sánchez recibió un regalo de su paisano, el árbitro Ubríaco, quien le pitó un penal, cuando el 8 de River cayó dentro del área por una dudosa falta de Aquino. El mismo Sánchez ejecutó y anotó el penalti para el 2-0 de River.

Finalmente, Ramiro Funes Mori, sentenció la Final con un cabezazo que se metió por entre las piernas de Nahuel Guzmán para el 3-0 definitivo.

Se acabó el sueño de los Tigres de ganar la Copa Libertadores y tampoco pudo darle al futbol mexicano el prestigio de ganar por primera vez este torneo continental.

Agencia Reforma
Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
65°