EN FOTOS: Regios de fiesta tras título de Tigres

Desmañanados y desvelados es como hoy decenas de hinchas felinos abarrotaron las paradas de camión, luego de permanecer celebrando durante más de seis horas en la Macroplaza en un festejo trasnochador por el cuarto campeonato de los Tigres.

Visiblemente afectados por el sueño, los aficionados del equipo universitario utilizaron sus últimas energías para llegar a sus domicilios, sin embargo, algunos reconocieron que únicamente llegarían a sus hogares a "tocar base", pues en un par de horas tendrían que levantarse para acudir a sus trabajos.

Y es que algunos hinchas permanecieron en la Gran Plaza desde antes que iniciara la Final, alrededor de las 20:00 horas, y se quedaron ahí hasta el arribo del equipo campeón, cerca de las 4:30 de la mañana, pero además esperaron entre una hora más para poder tomar los transportes que los llevarían a sus domicilios.

Para antes de las 6:00 horas, la Macroplaza lucía ya despejada y sólo había en los alrededores unidades policiacas.

Uno de estos aficionados trasnochadores fue Luis Adrián Guerrero Martínez, de 41 años, quien esperaba un camión de la Ruta 72, junto a sus hijos, para que los llevara hacia su domicilio en la Colonia Roble de Santa María, en Guadalupe.

Guerrero Martínez, quien trabaja en una construcción, dijo que prácticamente se lanzaría "en vivo" a su trabajo, pues faltaban tan sólo un par de horas para iniciar su jornada laboral.

"Va a estar dura la desmañanada, pero valió la pena por esta felicidad, ahorita nadamás llegamos a la casa, un bañillo y a trabajar", dijo el hincha felino.

Luis Miguel San Miguel Molina, de 27 años, fue otro de los aficionados que pasó toda la noche celebrando, sin importar que esta mañana tuviera que trabajar alrededor de las 9:00 horas.

El habitante de la Colonia Nuevo San Rafael, en Guadalupe, de oficio albañil, dijo que "prácticamente" tendría que aguantarse en su trabajo por no haber dormido.

"Entro a jalar en tres horas, así desvelado me voy a tener que ir, porque no puedo faltar, pero aquí tampoco podía faltar, estuve desde ayer antes de que empezara el partido, y afortunadamente nos tocó festejar", comentó.

No obstante, otros aficionados más reconocieron que una celebración tan intensa como la de anoche, requirió de tomarse un día libre en el trabajo.

Aunque le tocaba trabajar como ayudante en un local de venta de hamburguesas, a José de Jesús Vázquez Vélez, le importó más el festejar un campeonato de sus Tigres, por lo que prefirió no presentarse a trabajar.

Este hincha de 16 años, con domicilio en la Colonia Xochimilco, en Guadalupe, dijo que debido a que su horario laboral comprende desde las 16:00 horas hasta la 1:00, mejor se tomó el día, pues quería vivir al máximo este campeonato.

"Ya no fui a trabajar por venirme a ver a mis Tigres, quería festejar con toda la raza aquí en la Macro, si hubiera ido no hubiera podido ni ver el partido a gusto, y una final no se juega todos los días, lo bueno que salimos campeones", expresó el joven.

Para que su hijo Tadeo, de 3 años, pudiera asistir a su primer festejo de campeonato de Tigres, Pablo Reyna faltó a su trabajo.

"Vale la pena, no voy a ir a jalar, pero vale la pena porque traje a mi hijo a su primer festejo de campeonato, espero que sea el primero de muchos", expresó el habitante e la Colonia Topo Chico.

Agencia Reforma
Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
52°