Con el legendario Freddie Roach en su esquina, el californiano José Ramírez está listo para brillar

Tras cinco años en el boxeo profesional, el tiempo le ha llegado al púgil mexicoamericano José Ramírez para consolidarse.

Este sábado en el Save Smart Center de Fresno (7:30 pm, ESPN), el exolímpico por Estados Unidos en Londres 2012 estará encarando la pelea más importante de su carrera, cuando se mida a Mike Reed (23-0, 12 KOs) en una contenida eliminatoria por el título de peso superligero del CMB.

“Tengo mucha fe en mi talento y en mi trabajo. No creo que Reed se ha enfrentado a un peleador con la pegada, rapidez e inteligencia que tengo. Sé que se va a dar cuenta que la va a tener más difícil de lo que piensa”, dijo Ramírez (20-0, 15 KOs) a HOY Deportes. “Es una pelea muy importante para mí. Ganando espero pelear por el campeonato mundial entrando el siguiente año”.  

El originario de Avenal, una ciudad aledaña a Fresno, está ante un oportunidad de oro pues la división de las 140 libras, tradicionalmente una de las más atractivas del boxeo, se encuentra sin dueño absoluto después de que el rey de los superligeros, Terence Crawford, dejara vacantes sus cuatro campeonatos (CMB, OMB, FIB y AMB) para buscar dominar en el peso welter. Ramírez sabe que debido a esto ahora tiene camino libre para establecerse como el nuevo referente de este peso y no quiere quedarse atrás.      

“Ahora que Crawford se movió para las 147 me pone en una mucho mejor posición. También soy quinto en el ranking de la OMB, esto es algo muy bueno para mi carrera. Tarde o temprano me coronaré campeón”, indicó.  

En esta búsqueda de la gloria, el californiano está siendo guiado por alguien que sabe algo sobre cómo llegar a la cima del pugilismo: Freddie Roach.

El legendario entrenador ha trabajado con Ramírez desde que éste formaba parte del equipo olímpico de boxeo de Estados Unidos, pero no fue hasta el 2016cuando lo empezó a entrenar a tiempo completo. Gracias a esta relación, el peleador de 25 años ha tenido una formación de lujo pues ha podido intercambiar guantes con dos de los pupilos más famosos de Roach, Manny Pacquiao y Miguel Cotto.  

“Freddie se siente muy contento de que esté trabajando con él. Me ha llevado a las Filipinas para entrenar con Pacquiao”, expresó. “Me dejó hacer sparring con Cotto cuando se estaba preparando para pelear contra Canelo. Eso me dice que él cree mucho en lo que hago y en mi talento”.   

Ramírez recuerda cuando el año pasado ayudó a ‘Pacman’ a preparase para su combate contra Jesse Vargas. Contó que le dio más de lo que se esperaba de él al monarca en ocho divisiones distintas y que al final su triunfo sobre Vargas lo llenó de mucha satisfacción en lo personal.  

“Fue una experiencia muy bonita, es como si fuera futbolista y estuviera tocando el balón con Cristiano Ronaldo o Lionel Messi. Es algo muy grande estar en el mismo cuadrilátero que uno de los mejores del mundo...fue algo que me da confianza”, señaló. “Hubo sesiones donde le di muy duro a Pacquiao y su gente estaba preocupada porque estaba encima de él. Me decían que yo era más rápido y fuerte que Vargas, solo les daba una sonrisa”.

“Cuando vi cómo le fue a Manny contra Vargas, quedé muy contento. Sentí que hice me trabajo bien, lo preparé bien y yo también mi preparé”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group