Promotora del rapero multimillonario Jay-Z le da la espalda a boxeador con lesión cerebral

Promotora del rapero multimillonario Jay-Z le da la espalda a boxeador con lesión cerebral  

El boxeo ha sido duro con varios boxeadores jóvenes en su búsqueda de la fama y gloria.

Hay un sinnúmero de ejemplos en cuanto a la poca atención que se le pone a la seguridad de los peleadores. Reglas pertinentes a la salud de los boxeadores varían de estado a estado y de país a país.

Se supone que cada púgil acepta por naturaleza el riesgo letal del boxeo, pues como dicen, es parte del juego.

Daniel Franco estaba consciente de los riesgos cuando empezó a pelear.

Ahora, tras sufrir una lesión casi fatal dentro del ring, la cual acabó con su carrera, Franco quiere convertirse en una voz para boxeadores que pueden aprender de su experiencia dentro y fuera del cuadrilátero.

El peso pluma de 25 años de edad de Rancho Cucamonga era un joven e invicto profesional cuando firmó con la empresa Roc Nation Sports, una promotora de boxeo financiada por el famoso rapero Jay-Z y que contaba con clientes como los campeones mundiales Miguel Cotto y Andre Ward.

Hace dos semanas, mientras el álbum de Jay-Z “4:44” era honorado con ocho nominaciones a los premios Grammys, Franco estaba sentado en una mesa de cuatro sillas dentro del humilde condominio de su familia. Traía puesto un casco especial para proteger el sector de su cerebro donde no está cubierto por un pedazo de cráneo.

Habló mientras se frotaba suavemente la línea de grapas que corre por el lado izquierdo de su cabeza. Estaba por someterse a una tercera cirugía para reemplazar la tapa de su cráneo que fue removida inicialmente para reducir la casi fatal inflamación que fue causada cuando fue noqueado por el mexicano José Jaro el 10 de junio en Iowa.

La capa fue removida una vez más a consecuencia de una infección que casi lo mata también.

De acuerdo con él, han pasado 172 días desde que alguien de Roc Nation lo contactó.

“Siento que me han dejado atrás”, dijo Franco. “Nunca me valoraron como persona. Solo fui un producto”.

Como último recurso el papá de Franco, Al, le rogó a los ejecutivos de Roc Nation, Michael Yormark y Dino Duva, que si la compañía- o Jay-Z o su esposa, la cantante Beyoncé- podrían usar sus poderosas cuentas de redes sociales para promover su campaña benéfica con GoFundMe, la cual ha recaudado más de $60,000 para ayudar a la familia con los gastos médicos, de transporte y con los casi $200,000 en facturas vigentes.

La ayuda no fue concedida, y Daniel recientemente se dio cuenta que el establo de boxeadores de Roc Nation Sports ahora solo contaba con un puñado de clientes. Franco ya no aparece en el portal de la promotora.

Cuando se le preguntó a Yormack que ha hecho la compañía para asistir a Daniel, contestó “no tengo comentario al respecto”.

“Es una situación que no nos gusta…y no tengo permiso para hablar sobre el caso. Nuestra póliza es que no podemos hacer un comentario sobre el tema”, Duva le explicó a Los Angeles Times. “A todos nos preocupa Daniel Franco y su estado médico y físico”.

Con mucha fortuna

El hecho de que Franco esté con vida es asombroso.

Sufrió su primera derrota como profesional el 23 de marzo en lo que parecía que iba a ser una pelea de preparación contra Christopher Martin, un peleador de una pegada ligera.

Martin terminó venciendo a Franco por nocaut técnico en el tercer asalto.

“[Daniel] había estado enfermo con la influenza, no había estado en el gimnasio. Sin embargo, Roc Nation insistió en que efectuara la contienda”, comentó Al Franco, quien entrenó a su hijo desde la edad de ocho años.

“Mi experiencia es que si te sales de peleas, te congelan. A los promotores no les gusta eso. Por eso no les gusta que los entrenadores tengan una relación cercana con sus púgiles. Necesitan que sus peleadores peleen”.

“Después de la pelea, estaba enfurecido. Les dije a esos tipos que ya sabía lo que iba a pasar”.

Siete semanas después de la derrota, Franco accedió a una sugerencia de un armador de peleas de Roc Nation de pelear en México para mantenerse en forma. Venció a un rival sin victorias para ganarse la oportunidad de disputar el combate estelar de una cartelera de la cadena CBS Sports en Iowa en poco menos de un mes después.

Tras el cara a cara, Haro le dijo a Franco en voz baja, “no me gusta esto”. Es lo único que el californiano recuerda de su última semana como boxeador.

Los planes de Franco de controlar el ritmo y la distancia de la pelea fueron borrados cuando en el primer asalto un golpe de Haro lo mareó.

En el sexto round, Haro derribó a Franco. El golpe a la cabeza que produjo el fatídico nocaut en el octavo giro se dio cuando Franco falló con un gancho.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
52°