García asegura que Lipinets es un rival de cuidado y va por el tetracampeonato

Todo parecía indicar que Mikey García iba a enfrentar a Jorge Linares, incluso se creía que Omar Figueroa, Robert Easter o Vasyl Lomachenko, pero finalmente el oriundo de Oxnard optó por Sergey Lipinets.

García hizo oficial el lunes su enfrentamiento con el ruso, un excampeón de kickboxing y que ahora presume un récord invicto como boxeador de 13 ganados, 10 de ellos por la vía del cloroformo.  El combate se llevará a cabo en el Aladome de San Antonio, Texas, el próximo 10 de febrero (7:15 p.m., Showtime).

“Un campeón mundial como Sergey Lipinets es más emocionante que una defensa al título fácil”, dijo García (37-0, 30 KOs) a los medios de comunicación el lunes en Los Ángeles. “Quería un reto y este hombre presenta justamente eso.  Él va a estar muy hambriento y motivado, sabe que una victoria sobre me podría impulsar su carrera hasta arriba.  Eso lo va a convertir en una pelea interesante”.

García busca alcanzar lo que pocos han logrado, conseguir el tetracampeonato al querer robarle el cinturón de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) a Lipinets. De lograrlo, se convertiría en el tercer boxeador en la historia moderna en ganar títulos mundiales en las divisiones de 126, 130, 135 y 140 libras.  Los otros dos en lograrlo: Manny ‘Pacman’ Pacquiao y Juan Manuel Márquez.

Según el pugilista, su intención al desarrollar la pelea contra Lipinets no era alcanzar eso.

“Sería un gran logro estar en la discusión con [boxeadores] como Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez”, expresó. “Eso así es una victoria por sí sola, pero no estaba en mi mente cuando decidí realizar esta pelea.  Busco siempre pelear a los mejores, aún hay más por lograr hasta que pueda llegar al mismo nivel de Pacquiao y Márquez”.

Tras concluir la pelea contra Lipinets, García indicó que su enfrentamiento en peso ligero (CMB y AMB) con Linares finalmente podría darse. La pelea contra Linares estaba muy cerca de decidirse en noviembre, pero García rechazó las ofertas de Golden Boy Promotions y señaló que tenía mejores propuestas.

Por su parte, el entrenador y hermano mayor del pugilista, Robert ‘Grandpa’ García, aceptó que Linares es el “más importante, es una pelea que nos encantaría porque es un peleador talentosísimo y le pondría un reto a Mikey.  Lomachenko primero tiene que subirse de peso, no vamos a bajar a 130, pero si sube a 135 estamos dispuestos a pelear contra él”. 

Sigue a Jad en Twitter, Instagram y Facebook: @jadelreda

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group