Medallista de bronce Marlen Esparza quiere ser oro puro en el profesionalismo

Hoy en día, es tentador para los medios resaltar a una joven boxeadora y decir que tiene el potencial para ser la “Ronda Rousey” del pugilismo.

Desde hace mucho, el boxeo ha buscado una figura que lleve al deporte a un efecto similar al que Ronda Rousey catapultó a las peleas de artes marciales mixtas.

Con un talento comprobado, la mexicoamericana Marlen Esparza, medallista de bronce en Londres 2012, comenzará su carrera en el profesionalismo la próxima semana y ya algunos hablan de ella como la figura que el boxeo ha estado esperando.

Esparza hará su debut el jueves, 23 de marzo, en la velada en el Fantasy Springs Casino de Indio, cuando enfrente a Rachel Sazoff (0-2), de Hamilton Township, Nueva Jersey. La pelea será televisada por ESPN y ESPN Deportes (10 p.m.) a nivel nacional, lo que le agrega más presión a la mexicoamericana.

“Hay mucha presión. Sé de lo que puedo hacer. Es una pelea muy corta, tengo poco tiempo para pelear, así que no quiero apurarme. Pero es lo que quería, es lo que pedí. Si no estuviera emocionada es porque me gustaría hacer otras cosas”, expresó la pugilista mexicoamericana a HOY Deportes.

Esparza, de padre de Sinaloa y madre de Ciudad Juárez, nació en Texas y comenzó a destacar, ganando torneos como amateur.  Estados Unidos la reclutó y al poco tiempo se convirtió en la primera peleadora en representar al país en unas olimpiadas después de que el Comité Olímpico aceptó al pugilismo femenil como deporte olímpico.

Con más de 200 peleas como amateur, fue campeona nacional de USA Boxing de 2013 a 2015 y ganó varios torneos a nivel continental y mundial. Estuvo muy cerca de llegar a Río 2016 pero perdió la eliminatoria ante Tika Hemingway, una derrota que le afectó anímicamente.

Marlen indicó que tras no clasificar a Río 2016, se dio cuenta que quería seguir boxeando, pero ya no quería hacerlo con el equipo olímpico de Estados Unidos.  Esparza decidió incursionar al profesionalismo y trazar su propio camino.  Pero Esparza no apresuró su debut como amateur y se dedicó a  escuchar ofertas de promotores.

Debido a que era una peleadora latina que obtuvo mucha atención de los medios en su ruta a Londres 2012, sabía que el medallista de oro Óscar de la Hoya sería una buena opción, aunque  quiso seguir escuchando ofertas de promotores.

“Tomó mucho tiempo de espera”, señaló Esparza, quien finalmente se decidió por Golden Boy Promotions.

“Escucharon lo que quería y ellos se preocuparon también por llevarme a esa meta”, señaló.

La combinación del talento y un promotor respetable como De la Hoya podría ser la fórmula perfecta para hacer de Esparza una estrella mundial.

“Tengo que tener actuaciones buenas, consistentes y fuertes, pero sí puedo llevar el boxeo a otro nivel. Necesitamos a una [estrella] hispana”, indicó la peleadora de 27 años.

Esparza entrena actualmente con Virgil Hunter, entrenador del campeón del mundo Andre Ward. Esparza dijo estar adaptando su estilo de pelea al profesionalismo.

“Me gusta mucho Virgil Hunter, es más técnico, más eficiente”, señaló. “Estoy siendo muy rápida, estamos tratando de encontrar el balance correcto. Estoy aprendiendo a pelear, con mejores colocaciones. Mi golpeo no va a ser tanto, pero estamos tratando de encontrar el balance perfecto”.

Esparza dijo que nunca pensó ingresar a las artes marciales mixtas, porque no le interesa.

“No, no es para mí, nunca haría eso. Siempre he sido boxeadora, solo me importa el boxeo. Si trato de hacer un deporte que no me importa, no lo haría bien”, señaló.

 Esparza busca hacer siete peleas este año, para mantener el ritmo y construir su récord profesional poco a poco.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles
64°