Actor que interpreta a Julio César Chávez en la serie ‘El César’ tuvo que preparase como campeón

Actor que interpreta a Chávez padre en la serie ‘El César’ tuvo que preparase como campeón

Para poder sumergirse por completo en su más reciente papel, el actor mexicano Armando Hernández tuvo que hacer más que investigar su personaje, memorizar sus líneas y adaptar su voz.

También tuvo que preparase como si estuviera listo para disputar un campeonato mundial de boxeo pues estaría interpretando ni más ni menos al que es considerado el mejor boxeador mexicano de todos los tiempos: Julio César Chávez.  

“Tuve que hacer una preparación psicológica y física, la cual requirió que yo cambiaria mis hábitos alimenticios. Normalmente comía dos o tres veces al día, eso cambió a ocho comidas al día”, dijo Hernández a HOY Deportes sobre el proceso que llevó acabo para protagonizar la serie “El César” que se basa en la vida de Chávez y que debuta el 7 de noviembre por Telemundo (8 p.m.).

“Todo fue con una estricta y dolorosa dieta que tenía que seguir al pie de la letra durante los seis meses que me dio la producción para preparar mi cuerpo y modificarlo”.  

La nutrición fue solo una parte de sus preparativos, además, de la mano un entrenador, sin ninguna experiencia deportiva formal, tendría que forjar su cuerpo como un peleador y prácticamente aprender a pelear como “El Gran Campeón Mexicano” para poder recrear algunas de sus contiendas más emblemáticas y darle un sabor genuino al proyecto.    

“Pasamos de hacer 20 minutos de ejercicio al día, a hacer cuatro horas y media por día durante los seis meses para que yo llegara al máximo al momento que empezara la filmación”, indicó. “Sentía que estaba en concentración, tenía gente a cargo mío como una nutrióloga que estaba muy pendiente de cómo iba mi cuerpo recibiendo y aceptando todos estos cambios”, dijo. “Tuve que estar enfocado día con día para aprender a caminar sobre el ring, para tener el estilo de Julio. Incluso, hice muchos sparrings, los cuales perdí y gané. Realmente sentía como si fuera a pelear”.

El actor con 20 años de carrera que ha salido en películas como “Amar te duele” (2002) y “Sangre de mi sangre” (2007), contó que lució tan bien en los entrenamientos que su entrenador le sugerió que quizás debería cambiar de carrera, algo que no contempló ni por un minuto.   

“Me decía, ‘tú ya estás listo para subir a soltar golpes’. Le dije, ‘tú crees eso, pero yo no. Mejor me quedo abajo con la afición y disfruto de la vida”, explicó entre risas. ”[Admiro] a toda la gente que hace esto como su profesión, no es fácil, lo viví en carne propia”.  

En la vida de Hernández, de 33 años, el boxeo no había figurado mucho. De niño la película Rocky IV le produjo un interés efímero por ponerse los guantes.  Sin embargo, sí recuerda lo que Chávez significaba para México y recuerda haber visto varias de sus peleas, especialmente su épica batalla ante Meldrick Taylor de 1990 que el sonorense ganó por la vía de un dramático nocaut técnico tras ir perdiendo la mayor parte del combate. 

“Fue la más emocionante, es la que recuerdo más de mi infancia. Me puso muy nervioso y me puse la camiseta” expresó.    

Una serie fuerte

De acuerdo con Hernández, la serie no se guarda nada. Aborda varios aspectos de la vida de Chávez, desde su acenso a la gloria dentro del pugilismo hasta los golpes con los que tuvo que lidiar fuera del ring como su adicción a las drogas y alcohol.

El actor señaló que el propio exboxeador, que tuvo injerencia en el proyecto, vio con buenos ojos la inclusión de estos temas personales, pues quiso que se supiera todo.

“La serie fue hecha sin censura y sin tapujos, las cosas son como fueron. Tal cual y cómo llegó Julio a involucrase con este tipo de adicciones y como fueron desbalanceado su carrera y su vida personal. No hubo algo de oposición ni siquiera del mismo Julio”, indicó. “Él mismo lo ha dicho en entrevistas que a lo mejor van a salir cosas que no le gustan, cosas que a lo mejor quiere hacer a un lado. Pero son cosas que son parte de su vida, y que no tiene pena de contarlas tal y como sucedieron”.

Tras estar inmiscuido dentro del mundo de Chávez por cerca de un año, el originario de la Ciudad de México reveló que lo que más le asombró de su vida fue que pudo mantenerse en la cima por mucho tiempo pese a que estaba cargando con muchos dramas personales.

“Es fácil decir que estuvo 13 años invicto siendo el mejor boxeador del mundo, pero lo asombroso no es como se mantuvo así, es lo que estaba viviendo a la par, y es que pudo levantarse después de estar arriba”, comentó. “Espero que lo televidentes puedan entender más allá de lo que pueda existir alrededor de una figura pública como lo es Julio César. Sabemos en lo que estuvo envuelto, las esferas políticas, lo quieren vincular con el narcotráfico, le ponen amantes, le dicen esto y le dicen lo otro, ¿pero realmente qué es lo que sucedió?”. 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°