Un latino busca el "título" de primer boxeador que pelea como mujer y hombre

Antes de escuchar la decisión de los jueces en su primera pelea como profesional, el latino Pat Manuel se puede declarar como ganador.

Al subirse al ring este otoño, el joven se podría convertir en el primer boxeador transgénero en competir como mujer y como hombre.

"El siguiente paso para mí como boxeador masculino es convertirme en profesional sin importar lo difícil que parezca. Nunca he sido alguien que le corre a un reto", explicó Pat Manuel.

Aunque el hispano, de 32 años, comenzó desde muy pequeño a enfrentar desafíos fue el boxeo el que le dio la fuerza para escoger y ganar las batallas que debía librar.

El boxeador recuerda que todo comenzó hace 16 años cuando su abuela materna le regaló unos guantes en Navidad. Para esa época Pat se llamaba Patricia y aún no sabía que era transgénero.

Sin embargo, el deporte de las "narices chatas" le ofreció algo que nada, ni nadie le había dado: "Era definitivamente una liberación, me hacía sentir confiado en mi cuerpo y capaz de mi mismo".

Pronto el joven de ascendencia latina y afroamericana se acopló como mujer a un deporte que sigue siendo masculino y que mantiene a las mujeres en un segundo plano.

El primer reto de Pat Manuel sería lograr demostrar que era buena boxeadora y que merecía pertenecer al equipo olímpico de mujeres de Estados Unidos.

Bajo la dirección del entrenador Roberto Luna, quién ya había llevado a tres boxeadoras a los olímpicos, Pat Manuel comenzó a prepararse para lograr su sueño.

Pero mientras en el ring la boxeadora libraba una pelea, el ser humano peleaba otro 'round' dentro de sí misma, buscando su verdadera identidad. En ambos enfrentamientos se declaró ganador.

La carrera como boxeadora femenina se vio frustrada en 2012 cuando en medio de las pruebas olímpicas tuvo que retirarse por una lesión en el hombro, en el que fue el último combate de Pat Manuel como mujer.

"Mi decisión de hacer la transición médica y de seguir boxeando fueron hechas al mismo tiempo. No creo que pueda verme como un hombre sin ser un boxeador, ambos están conectados", insiste.

En septiembre de 2013, el hispano empezó con la terapia de sustitución hormonal, y un año y medio después se sometió a una cirugía para complementar la transformación.

Para Daniel Sánchez, uno de los actuales entrenadores de Pat Manuel en el Club de Boxeo de Duarte (California), las habilidades de buen peleador son innatas en este joven.

Su destreza, rapidez y su dedicación lo hacen un deportista integral.

"Como mujer era muy buena siempre. Ahora de hombre como que tiene más valor" explica. "Si tiene que empujarle un poco más a trabajar un duro, si hay que darle un 'round' mas, dos 'round' mas, lo hace" agrega.

El proceso no ha sido fácil y, aunque contó con el apoyo de su madre y su abuela materna, otros le dieron la espalda y no quisieron estar en su esquina.

"Tuvo muchas dificultades en otros gimnasios, no querían trabajar con él", recuerda Sánchez.

Cuando se le pregunta al latino sobre este rechazo, responde que es como estar en un ring, mientras haya más ataques, más coraje hay para ganar la pelea.

La constancia para ganar esta pelea y abrir camino a otros ha dado frutos, Pat Manuel pudo obtener su licencia para pelear como hombre, después que el Comité Olímpico Internacional (COI) cambiase sus reglas el año pasado y determinase que los atletas transgénero tienen derecho a competir.

A pesar de la experiencia que dejan más de 60 peleas como mujer, con un balance de 49 victorias y 14 derrotas, Pat Manuel ha tenido que trabajar en muchas cosas, pues su cuerpo ha cambiado, ha madurado, sus huesos se hicieron más grandes y su masa muscular aumentó.

"De hecho cambié tanto físicamente que tuve que volver a aprender mi estilo y mi centro de gravedad", explica sobre los retos de su primer combate, para el que todavía no se ha fijado su contrincante.

Pero como ya es costumbre, Pat Manuel demostró que no hay nada que lo detenga. En otoño saltará al ring como profesional con un sólo objetivo, ganar.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°