EN FOTOS: los Astros derriban a los Yanquis

Carlos Gómez imploró para que lo dejasen jugar pese a una rebelde molestia en el pecho. José Altuve fue blanco de una temeraria barrida que le pudo haber causado una grave lesión. Dallas Keuchel lanzó magistralmente con tan solo tres días de descanso.

Los Astros, el equipo que hace apenas dos años perdió 111 juegos, rebosan talento y garra. Ante su mayor desafío de su asombroso de 2015, Houston venció el martes 3-0 a los Yanquis de Nueva York en el juego de wildcards de la Liga Americana.

De vuelta a una postemporada por primera vez desde que fueron barridos por los Medias Blancas en la Serie Mundial de 2005, los Astros ahora se dirigen a la casa de los Reales de Kansas City, subcampeones de la pasada campaña, para la serie divisional al mejor de cinco partidos, que comienza el jueves.

"Venir al Yankee Stadium y jugar así de bien fue algo verdaderamente notable", destacó el barbudo Keuchel, el único lanzador que cosechó 20 victorias durante esta temporada en las mayores.

"Una victoria que lleva la marca de los Astros, con todos los elementos que nos caracterizan: los jonrones, los robos de base, buen pitcheo", comentó Jeff Luhnow, el gerente de los Astros que estuvo a cargo de revitalizar a una franquicia que en 2013 debió mudarse a la Americana.

Luhnow también se sintió reivindicado por el cambio que concretó a fines de julio por los servicios de Gómez, el dinámico jardinero central dominicano que en el cuarto inning sacudió un jonrón solitario, por lejos el batazo más importante en su corta carrera con Houston.

Gómez se perdió la última serie de la temporada regular debido a una distensión en un músculo del pecho, pero convenció al manager A.J. Hinch de ponerle en la alineación.

"No es un secreto que no estoy jugando con mi mejor forma física, me duele cada vez que abanico con el swing", dijo Gómez. "Pero todos los días hay que pelear. Me fajo para sacar lo mejor de mí".

Su llegada a Houston, el 30 de julio, fue producto tras el naufragio de un primer canje, cuando los Mets dieron marcha atrás en un acuerdo con los Cerveceros de Milwaukee. Nueva York obtuvo a Yoenis Céspedes, procedente de Detroit, y el toletero cubano —con 17 jonrones y 44 remolcadas, fue fundamental para ganar el título del Este de la Liga Nacional. En cambio, Gómez apenas bateó para .242 con cuatro jonrones y 13 impulsadas con los Astros.

"Uno hace esos canjes confiando que ese jugador te ayudará en un juego crucial, y esta no hubo un hit más importante en un juego tan importante como el que Gómez conectó esta noche. El canje valió la pena", dijo Luhnow a The Associated Press. "Realmente quería jugar esta noche. Así es Carlos, tiene esa personalidad de querer estar metido siempre en el medio de todo.

Su jonrón esencialmente terminó de marcar el rumbo del juego ante los impotentes Yanquis para celebrar con champaña por segunda ocasión en tres días.

Luego de clasificarse a los playoffs el domingo pasado, en el cierre de la campaña regular, Houston atacó al abridor de los Yanquis Masahiro Tanaka con un par de jonrones al primer pitcheo, al abrir tanto el segundo como el cuarto inning.

Colby Rausmus fue el primero en desaparecerla con un batazo hacia las gradas del bosque derecho en el segundo, mientras que Gómez lo hizo por el izquierdo en el cuarto.

Altuve, el intermedista venezolano que por segundo año seguido alcanzó los 200 hits, estiró el bate para pescar un pitcheo lejos de la zona del relevista Dellin Betances y remolcar la tercera anotación con dos outs en el séptimo, luego que Jonathan Villar entró como corredor emergente y se robó la intermedia. Poco antes, en la baja del sexto, Altuve se jugó el físico cuando Didi Gregorius se le barrió en la segunda base para evitar un doble play.

Y el zurdo Keuchel lanzó pelota de tres hits en seis innings. También Keuchel estiró a 22 su racha de innings sin permitir anotaciones contra los Yanquis, luego de mantenerlos en blanco durante 16 en la temporada regular. Al lanzar con poco descanso por primera vez en su carrera, el candidato al Cy Young recetó siete ponches y concedió un boleto, diseminando tres hits.

Tony Sipp, Will Harris y Luke Gregerson se encargaron del resto ante una inoperante ofensiva de los Yanquis, en la que el primer bate Brett Gardner se ponchó tres veces y Alex Rodríguez se fue de 4-0.

Los abucheos de buena parte de los 50.113 espectadores fueron arreciando, a medida que crecía la frustración por el anémico bateo de Nueva York, un club que se había ausentado de la postemporada de 2012 y que ahora quedó eliminado a las primeras de cambio. Los Yanquis cerraron mal la campaña regular, perdiendo seis de siete duelos.

"Simplemente no lo logramos", deploró el manager Joe Girardi.

Tanaka permitió un total de cuatro hits en cinco innings.

Por los Astros, los venezolanos Altuve de 4-1 con una impulsada, Luis Valbuena de 4-1, Marwin González de 1-0. El puertorriqueño Carlos Correa de 4-0. Los dominicanos Gómez de 3-1 con una anotada y una producida, Jonathan Villar sin turno oficial pero con una anotada.

Por los Yanquis, el boricua Carlos Beltrán de 4-1.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
51°