Cachorros se rinden ante la superioridad de Dodgers

CHICAGO — Habrá nuevo campeón de la Serie Mundial, algo que viene repitiéndose en las Grandes Ligas desde que los New York Yankees lograron ganarla tres veces consecutivas de 1998 a 2000.

Los actuales campeones, los Cachorros de Chicago, cayeron este jueves apaleados 11-1 en su propia casa del Wrigley Field por los Dodgers de Los Angeles para perder 4-1 la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. De esta manera, el equipo angelino se tomó la debida revancha del año pasado, cuando los del norte de Chicago le arrebataron el banderín.

La derrota se la apuntó el abridor colombiano José Quintana, que apenas duro dos episodios en el montículo, y fue castigado con seis indiscutibles y seis carreras limpias, regaló un boleto y retiró a un bateador por la vía del ponche.

Al final del juego, en un clubhouse local con caras muy tristes, un circulo de peloteros latinos sentados mientras se refrescaban con una cerveza bien fría antes de la ducha, se centraba en darle ánimos a Quintana, muy afectado por llevarse la derrota que supuso el punto y final a la temporada y al reinado.

“No te sientas mal. Al contrario, porque has hecho un tremendo trabajo”, le decía el relevista Pedro Strop a Quintada.

“Tu fuiste una luz para nosotros cuando viniste acá. Tu fuiste el que nos tragiste hasta aquí. Cuando tu llegaste este año todo mejoró y nos fuimos para arriba. Lo que tu hiciste en tu primer picheo (en postemporada ante los Nationals) no tiene precio y fue lo que nos salvó la temporada. Así que siéntete orgulloso porque nosotros estamos bien orgullosos de ti. Lo del juego de hoy no tiene nada que ver contigo, perdimos cuatro juegos y por eso estamos fuera”, añadía el dominicano.

El jardinero central, Albert Almora Jr., afirmaba que esta temporada, al igual que la pasada, había sido para él de un gran aprendizaje tanto en lo personal como en lo deportivo.

“El año pasado aprendí a ganar y este año he aprendido a perder. Ambas cosas son importantes en tu carrera. Pero hoy sentí algo que no quiero volver a sentir, ver a otro equipo disfrutando de la victoria en tu terreno es algo que no debe pasar. Aprendí de eso, crecí como persona y pelotero viendo eso”, aseguraba Almora.

El pelotero de origen cubano afirmó que no hay que buscar culpables o fallos en el funcionamiento del equipo para explicar la eliminación, sino simplemente reconocer que el rival fue esta vez mejor.

“Jugamos contra un equipo que fue mejor que nosotros. No hicimos nada mal, jugamos bien, fuerte y con respeto. Hay que darle mérito al rival”, afirma Almora.

“Los Dodgers hicieron una tremenda serie. Batearon y nosotros no, pichearon bien al igual que nosotros, pero no creo que haya un área donde no lo hicimos bien. Hay que darles crédito porque jugaron una tremenda serie y les deseo todo lo mejor en la Serie Mundial”, añade.

Para los Dodgers se trata del primer banderín para una de las franquicias más emblemáticas del béisbol de Grandes Ligas desde que el mítico manager Tommy Lasorda condujo a Los Ángeles al campeonato en 1988.

Los Dodgers recibirán a los Yankees o Astros en el primer juego de la Serie Mundial el próximo martes. Los Yankees aventajan 3-2 en la final de la Liga Americana, cuyo sexto duelo será este viernes en Houston. Un triunfo más de Nueva York aseguraría otro capítulo de la ancestral rivalidad de octubre entre Yankees y Dodgers. Aunque no todos los peloteros de los Cachorros estaban con ánimo y ganas de ver la próxima Serie Mundial.

“Ahora voy a dedicarme a dormir mucho y a descansar. Probablemente no voy a ver la Serie Mundial. Es hora de relajarse. Esperemos que volvamos el próximo año a pelear otra vez por llegar a la Serie Mundial”, afirmaba el tercera base de los Cachorros, Kris Bryant, autor de la única anotación de su equipo tras conectar un jonrón solitario en la cuarta entrada.

jlsanchez@vivelohoy.com

Sígueme en @Betis64

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°