Tras ganar su primera Serie Mundial, el boricua Carlos Beltrán le dice adiós al béisbol

Tras ganar su primera Serie Mundial, el boricua Carlos Beltrán le dice adiós al béisbol

El toletero boricua Carlos Beltrán sabía que lo único que le faltaba para retirarse por la puerta grande de Grandes Ligas era conseguir un título de la Serie Mundial y eso fue lo que logró con los Astros de Houston.

Por eso a nadie sorprendió su anuncio que dejaba el béisbol en activo después de 20 años en las Grandes Ligas y seis equipos a los que ha pertenecido el jardinero que luchará por tener un puesto en el Salón de la Fama.

Beltrán se retira con promedio de .279/.350/.486, 2.725 imparables, 435 cuadrangulares 1.587 remolcadas y 1.582 anotadas.

El boricua reconoce que el no conseguir algunas hazañas --especialmente los 3.000 imparables de por vida-- es decepcionante, debido principalmente a las lesiones de rodilla que le afectaron su rendimiento.

Pero se siente cómodo porque aprovechó todo su talento durante estadías con los Reales de Kandas City, Astros, Mets de Nueva York, Gigantes de San Francisco, Cardenales de San Luis, Yanquis de Nueva York y Vigilantes de Texas.

Aunque a sus 40 años todavía podría seguir como jugador productivo en el mejor béisbol del mundo, Beltrán, mucho antes de vivir la experiencia única de conseguir el título de la Serie Mundial, ya tenía decidido que la pasada temporada iba a ser la última.

Su razón, la más importante para él, antes que la del béisbol, la de estar junto a su familia, no tener que separarse más de ellos por mucho tiempo.

Pero nunca va a olvidar tampoco que su última acción en el deporte que le dio todo y él también aportó grandes momentos fue la de levantar el trofeo de campeón de la Serie Mundial por primera vez en su carrera.

El jardinero veterano, quien anunció oficialmente su retiro por medio de un artículo en el portal The Players' Tribune, durante la Serie Mundial ya había adelantado sus intenciones de poner punto final a su brillante carrera profesional.

Pero a través de manifiesto de despedida, Beltrán deja muy claro que nada de lo acontecido en la recta final de la temporada cambió la decisión que ya tenía tomada y era la de retirarse del deporte que tanto ama y que al final también le hizo llorar con la alegría de ser campeón de la Serie Mundial, el sueño al que aspira todo pelotero.

"Al comienzo de la campaña, estaba en Houston mientras mi familia se encontraba en Nueva York, fue la primera vez que no estábamos juntos por varios meses", manifestó Beltrán en su primera entrevista desde darle fin a su carrera y que concedió a las Grandes Ligas. "Le dije a mi esposa Jessica que los extrañaba y quería estar con ellos, por eso estaba contemplando el retiro este año".

Beltrán también reconoce que irse como campeón de la Serie Mundial era algo maravilloso, dado que lo haría con una "gran nota".

"Cuando mi familia vino a Houston en el verano, le dije a Jessica que no cabía duda de que esta sería mi última temporada. No podía estar lejos de mi familia por tanto tiempo otra vez", reiteró Beltrán, que como profesional integro y hombre de palabra, la cumplió, lo mismo que siempre hizo cuando estuvo en el diamante.

Su ausencia a partir de la próxima temporada será notada tanto por el liderazgo que imponía en el vestuario ante los jóvenes valores de los Astros como por su grandes cualidades como ser humano que le hizo ser admirado y respetado por todos dentro y fuera del mundo del béisbol de las Grandes Ligas.

El piloto de los Astros, A.J. Hinch, admitió que el ejemplo dado por Beltrán dentro del vestuario a los jóvenes valores del equipo fue uno de los factores que les ayudó a madurar por el buen camino para que cada día creciesen como personas y profesionales.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°