¿Cambios radicales en Dodgers?

¿Cambios radicales en Dodgers?

Parado enfrente de su casillero, Carl Crawford miró a su alrededor y se preguntó cómo podría lucir el vestidor de los Dodgers la temporada que viene. Crawford sacudió la cabeza y dijo “no lo sé”.

Los Dodgers no lograron alcanzar la Serie Mundial por vigésima séptima ocasión de manera consecutiva. El destino fue sellado con una derrota ante los Mets de Nueva York en la Serie Divisional de la Liga Nacional.

La plantilla puede experimentar varios cambios radicales, así como sucedió el pasado invierno cuando los Dodgers traspasaron a Matt Kemp y al futuro campeón de bateo Dee Gordon.

Con las potenciales salidas de Zack Greinke y Howie Kendrick durante el periodo de agencia libre, Andrew Friedman y quienes toman decisiones del equipo podrían tener que buscar remplazos para múltiples posiciones claves.

“Será interesante ver qué pasa”, dijo el lanzador J.P. Howell. “Estoy seguro de que van a estudiar bien antes de que tomen cualquier decisión”.

El futuro de Don Mattingly será uno de los temas que tendrán que ser abordados. Los ejecutivos no han dicho nada sobre si el mánager será retenido para que pueda cumplir con el último año de su contrato.

Se sabe que Mattingly tomaba en cuenta el aporte de la gerencia del equipo, que ha demostrado tener una inclinación por el lado analítico del juego. Esto influenció todo desde las decisiones sobre las alienaciones y el bullpen hasta la implementación de ajustes defensivos. Mattignly fue elogiado por los funcionarios del club, pero por ahora no ha sido identificado como el líder del equipo.

Si Friedman ha demostrado algo en su primer año como el presidente de operaciones, ha sido que no le tiembla la mano para hacer cambios drásticos.

Si Greinke regresa, Friedman no tiene otra opción más que hacer cambios a la rotación de pitcheo.

Greinke tiene la opción de anular los tres años restantes de su contrato y convertirse en agente libre, esto le daría la posibilidad de buscar un contrato más lucrativo que los $71 millones que abandonaría.

El tercer lanzador del equipo, Brett Anderson, será agente libre. Se espera que los Dodgers le hagan una oferta por un año con un valor de $16 millones.

Si Greinke y Anderson deciden lanzar en otra parte la temporada que viene, Clayton Kershaw y Alex Wood serían los únicos serpentineros estelares de confianza con los que contaría el equipo. Hyun-Jin Ryu y Brandon McCarthy se están recuperando tras ser sometidos a significantes procedimientos quirúrgicos. Mike Bolsinger todavía está bajo control del equipo pero es visto más como un lanzador que le da profundidad a la rotación que como una opción viable. El prospecto Julio Úrias, quien todavía es un adolescente, no parece estar listo para las Grandes Ligas.

El mercado estará repleto de lanzadores de alto nivel. Además de Greinke , también estarán disponibles David Price, Johnny Cueto y Jordan Zimmermann. Lo que no se sabe es si Friedman se comprometerá para pagarle a uno de ellos más de $20 millones hasta que estén cerca de los 40 años de edad.

El bullpen también puede esperar una renovación. Aunque en los últimos meses Chris Hatcher ha surgido como un legítimo preparador para el cerrador Kenley Jansen, los Dodgers quizás quieran añadir más opciones para las entradas tardías. Los Dodgers contarán de nuevo con dos viables zurdos como Howell and Luis Avilán. El bullpen se verá reforzado si el equipo puede desarrollar a Pedro Báez, Yimi García y Carlos Frías, que son lanzadores erráticos pero que gozan de brazos fuertes.

El primera base Adrián González sigue siendo un productor de carreras de alto nivel y Justin Turner ha cementado su puesto como el principal tercera base.

El mayor dolor de cabeza de Friedman puede estar en los jardines, en donde Hernández, Crawford, Andre Ethier, Yasiel Puig y Joc Pederson se encuentran bajo contrato o bajo el control del club. Con la posible excepción de Pederson, a quien le costó mucho trabajo lidiar con la segunda mitad de la temporada, todos son jugadores sólidos. Pero ninguno parece ser el complemento en la parte media de la alineación que el equipo desesperadamente necesita para González.

Los Dodgers quieren deshacerse de los contratos de Crawford e Ethier, como lo hicieron con el de Kemp. A Crawford le deben $41.75 millones en las próximas dos temporadas. Ethier tiene $38 millones asegurados en ese mismo periodo.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
78°