Dueño de los Rockets dona 10 millones tras huracán Harvey

Associated Press

El dueño de los Rockets de Houston, Leslie Alexander, elevó a 10 millones de dólares su donación para las tareas de ayuda tras el paso del huracán Harvey.

Alexander había prometido el lunes aportar 4 millones de dólares al fondo de ayuda humanitaria del alcalde de Houston, Sylvester Turner. El martes, el propietario de este equipo de la NBA anunció que acabará donando 10 millones en ayuda a los afectados por las catastróficas inundaciones en la ciudad.

Su donativo ha sido el más grande por los clubes profesionales y deportistas de Houston en días recientes. La NBA se unió con el sindicato de jugadores para aportar 1 millón de dólares.

El dueño de los Astros, Jim Crane, y la fundación de ese equipo de béisbol comprometieron 4 millones para la causa. La organización del béisbol de Grandes Ligas y el gremio de jugadores contribuyeron 1 millón de dólares a la Cruz Roja y otras organizaciones de asistencia seleccionadas por los jugadores.

Jay Bruce, nacido en Texas y actual jardinero de los Indios de Cleveland, prometió donar 100.000 dólares para las víctimas. Los Indios están aceptando donaciones hasta el 10 de septiembre, y anunciaron que todos los fondos irán a organizaciones sin fines de lucro en el sureste de Texas.

Los Texans de la NFL, con su dueño Bob McNair, aportaron 1 millón a un fondo de ayuda de United Way, una organización de asistencia. La Fundación de la NFL anunció que igualaría esa donación.

Robert Kraft, dueño de los Patriots de Nueva Inglaterra, lo mismo que su familia, prometió igualar todos los fondos que done la gente a la Cruz Roja de Estados Unidos para ayudar a las víctimas, hasta por un monto de 1 millón de dólares.

J.J. Watt, la estrella de los Texans, abrió un cibersitio para recoger donaciones, sumando 3,65 millones de dólares desde el domingo, incluido 1 millón entregado por la dueña mayoritaria de los Titans, Amy Adams Strunk. Su objetivo inicial era acumular medio millón de dólares, pero ahora pretende llegar a los 4 millones.

Los equipos profesionales y universitarios de Houston han tenido que posponer o trasladar sus partidos a otras ciudades.

Los Astros comenzaron el martes una serie contra los Rangers de Texas en el estadio de los Rays de Tampa Bay, mientras que los Texans albergarán su partido de "locales" en la pretemporada fuera de casa ante los Cowboys de Dallas.

Los ingresos que se obtengan durante el partido de los Texans serán donados a un fondo de ayuda para Houston.

También los Cougars de la Universidad de Houston habrían podido mudar de sede su partido de fútbol americano previsto para el sábado. Sin embargo, decidieron posponerlo, al considerar que hay asuntos mucho más importantes que el deporte para la ciudad, devastada por las inundaciones.

"Sentimos que esto no era lo correcto, en términos de la situación en la que está nuestra ciudad", explicó el entrenador Major Applewhite. "Los deportes son importantes y divertidos. Es entretenimiento. Pero con las víctimas en nuestra ciudad y con el ánimo que tienen nuestros jugadores y sus familias, lo correcto no era jugar un partido".

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group