NBA: Las apuestas están a favor de los Warriors sobre Cavaliers

Según apuestas, los Warriors serán campeones de la NBA

La dos derrotas consecutivas que han cosechado los Warriors de Golden State en las Finales de la NBA y estar abajo 1-2 en la serie al mejor de siete no han cambiado la tendencia del mundo de las apuestas que los mantienen favoritos ante los Cavaliers de Cleveland y su estrella LeBron James.

Cierto que ahora la cotización en las casas de las apuestas de Las Vegas ya no es la misma, al incrementar el valor del base Stephen Curry y los Warriors y bajar el de los Cavaliers con James, que ha sido el verdadero artífice de los dos triunfos, pero no ha podido conseguir cambiar la tendencia de los apostadores.

El propio base de los Warriors al concluir el tercer partido, que perdieron por 96-91, reiteró que no estaban abajo en la serie por lo que habían hecho los Cavaliers y especialmente James sino porque ellos no habían jugado su mejor baloncesto en ataque, como sucedió en el cuarto periodo que se quedaron a las puertas de completar remontada de 17 puntos de desventaja.

"Sabemos lo que tenemos que hacer para el cuarto partido, somos mejor equipo que lo que hemos demostrado hasta ahora en las Finales", declaró Curry al concluir la sesión de entrenamiento. "Vamos a jugar duro desde el primer minuto y ahí estará la clave que nos permita reencontrarnos, sin que tengamos que cambiar nada".

Curry destacó que dentro del equipo hay confianza de cara a lograr en Cleveland el triunfo que necesitan para volver a Oakland con la serie empatada a 2-2.

El mismo objetivo tiene el entrenador de los Warriors, Steve Kerr, que reconoció que lo importante ahora no era pensar en los partidos que habían perdido sino en recuperar fuerzas, estar más unidos que nunca y convencidos que debían y podían ganar el cuarto encuentro.

"Dentro del equipo hay confianza, se sabe que no hicimos bien las cosas en los partidos anteriores en cuanto a intensidad en el juego desde el inicio, pero eso sirve de referencia de cara a lo que tenemos que mejorar", valoró Kerr. "Tengo toda la confianza en mi equipo y estoy seguro que vamos a reaccionar bien".

Por su parte, los Cavaliers, con James al frente, se mostraron tranquilos con lo conseguido hasta ahora, tener la ventaja en la serie y la de campo, y por lo tanto debían seguir en la misma línea de trabajo, lucha y sacrificio.

"Somos conscientes que todavía no hemos ganado nada, pero si que vamos delante en la serie y eso nos da la confianza de seguir con la misma mentalidad de luchar en cada partido", comentó James. "Ahora más que nunca equipo sabe que todos somos importantes, que cada uno tenemos una misión que cumplir".

James rechazó que gracias a su aportación el equipo había conseguido los dos últimos triunfos.

"Tengo la responsabilidad de aportar el liderazgo en el campo, enseñar y ayudar en cada momento a mis compañeros que son los que luego tienen que responder", explicó James, que desde que comenzó la serie ha logrado 123 puntos y promedio de 41 por partido. "Sin la ayuda de mis compañeros no hubiésemos podido ganar".

El entrenador de los Cavaliers, el novato David Blatt, como también lo es Kerr, admitió que el buen juego defensivo que había hecho el equipo desde que se inició la serie había sido factor importante a la hora de definir los triunfos.

"Primero, creo que complicamos y generamos incomodidad al ataque de los Warriors y cuando encontraron su mejor momento también supimos aguantar y hacer que la ventaja fuese suficiente".

Al margen del entrenamiento, ambos equipos también estuvieron pendientes de la evolución de varios jugadores titulares que resultaron afectados físicamente al concluir el tercer periodo como son el alero Draymond Green, de los Warriors, que se ejercitó suave en busca de recuperarse de las molestias que sufre en la espalda.

Hasta ahora, Green, que fue decisivo durante la temporada regular, no ha tenido su mejor rendimiento al estar seis puntos por debajo del promedio conseguido en los playoffs hasta llegar a las Finales, y todo parece indicar que la causa son los problemas físicos que arrastra.

Mientras que los Cavaliers están pendiente de la evolución, hasta ahora favorable, que tienen el base australiano Matthew Dellavedova, factor sorpresa ganador en lo que va de temporada, que logró 20 puntos en el tercer partido, del que nada más concluirlo se tuvo que ir al hospital con síntomas de deshidratación.

Dellavedova ya ha sido dado de alta y podrá estar listo de nuevo mañana, jueves, cuando ambos equipos disputan el cuarto partido de la serie en el mismo escenario del Quicken Loans Arena, de Cleveland.

Mientras que el escolta Iman Shumpert sufrió un aparatoso golpe en el hombro izquierdo en el partido del martes, pero también podrá estar listo cuando llegue la hora de disputar el cuarto.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
71°