El mexicoamericano Brian Ortega se roba los reflectores en Las Vegas previo a UFC 222

El mexicoamericano Brian Ortega se roba los reflectores en Las Vegas previo a UFC 222

Durante el día de medios para el evento UFC 222 de este sábado, el invicto peleador mexicoamericano Brian Ortega, no parecía ser un simple reemplazo de emergencia.

Su frescura y aura de estrella naciente comandaron más atención que su rival, el respetado excampeón de peso ligero Frankie Edgar.

En la hora que atendió a los medios de comunicación, Ortega (13-0) nunca paró de hablar, mientras que Edgar (25-5-1), de 36 años, pasó la última parte de la sesión casi desapercibido y clavado en su celular.

Tras vencer categóricamente en dos rounds al espectacular contendiente Cub Swanson en diciembre, el originario de Los Ángeles tenía en su mente que su momento de protagonismo iba a llegar. Pero no esperaba que fuera tan pronto.

Hace un mes, el rival original de Edgar, el campeón de peso pluma Max Holloway, se lesionó una pierna y se tuvo que retirar del combate.

Ante este suceso, como el tercer clasificado dentro de la división, Ortega se vio con la oportunidad de ponerse a un paso de pelear por el título y no la quería dejar pasar pese a no tener el tiempo suficiente para hacer un campamento formal.    

“Después del combate ante Swanson sabía que la gente ya conocía mi nombre y que tenían interés en verme pelear contra los mejores de mi peso”, explicó Brian, quien enfrentará a Edgar en el duelo coestelar del PPV que se celebrará en el T-Mobile Arena de Las Vegas. “Me dije, ‘sabes qué, porque no tomas esta oportunidad, de todos modos ya vas en el camino rápido, esto solo es un empujón“.

Aunque fue apresurado, la manera en que se dieron las cosas cabe bien dentro de sus planes para su carrera. Con apenas siete años en el MMA profesional y 27 de años de edad, Ortega ya piensa en el retiro. No quiere llegar a viejo en el octágono y sufrir los estragos que esto le puede traer. Busca dejar un legado efímero pero memorable.

“Soy el tipo de peleador que se quiere retirar temprano para no quedar desgastado. Creo que hay una mejor vida después y esto me emociona”, dijo. “Quiero estar en varias guerras rápidamente, enfrentar a los mejores y cumplir todas mis metas”.

Con pocas horas de preparación, la confianza en sus habilidades será un aspecto clave para Ortega en su intento de sorprender a Edgar. Y parece que la tiene en abundancia.   

“Este sábado todo el mundo va a saber que tipo de peleador soy, van a ver a un joven intentar hacer historia”, exclamó. “Es una desventaja el no poder entrenar y hacer un campamento largo para mi estilo, pero él no tiene ninguna ventaja". 

"No estoy hablando mal pero mi estilo se mezcla bien con el de él. A él le gusta ir arriba. A mí me gusta ir abajo con mi jiujitsu”.       

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°