Javy Ayala querrá demostrar al veterano Roy Nelson que no será un dulce en el octágono

El trabajo duro no lo asusta, por el contrario, aprendió a dominarlo desde una temprana edad.  En lugar de ir con sus amigos a “pasar el rato”, Javy Ayala tenía otro tipo de compromisos que atender a sus 13 años en los campos de Porterville, California.

“Tenía que comprar mi ropa para ir a la escuela y lo hacía recogiendo naranjas en los campos con mis padres”, recordó el mexicoamericano.  “Es realmente trabajo duro, gente que lo hace todos los días y no era algo que quería para mí por eso salí como pude”.

Ayala (10-5) dijo tener un profundo respeto por las labores del campo y por eso, aunque aún arriesga su físico, siente que su labor como peleador le llevará a cumplir su objetivo personal de alcanzar el éxito. Sin embargo, para que esto ocurra, Ayala tendrá la misión más difícil en lo que va de su carrera cuando enfrente en la función de Bellator 183 al peso pesado Roy Nelson (22-14), quien peleó por nueve años en UFC, el 23 de septiembre en el SAP Center de San José.

“Eso ayuda a motivarme”, dijo en referencia a ser considerado siempre el “underdog” o desvalido. 

Tiene dos motivaciones especiales que lo animan a seguir en su carrera: Dominic y Scarlett.

“Tengo dos hijos y sabiendo de la manera cómo crecí, quiero proveer para mis hijos.  No es que mis padres no proveyeron, pero si mis hijos quisieran algo, quiero ser capaz de darles eso. No importa de dónde vengas, podrás alcanzar lo que tú quieras en la vida”.

El rival de Ayala, Nelson, llega con un récord de 9-10 de UFC, perdiendo tres de sus últimos siete combates, lo que indica un posible declive del peleador de 41 años.  Sin embargo, a pesar de esto, Ayala no aparece como favorito ante ‘Big Country’, algo de lo que ya está acostumbrado a oír ‘Eye Candy’.

“Sé que la gente dice que Roy me va a tumbar sin problemas y eso para mí es un incentivo más.  Sé de lo que soy capaz, mi entrenador sabe de lo que soy capaz, sé que estoy listo para lo que me toque.  Él a lo mejor piensa que podrá pasarme por encima pero yo le tengo algo también preparado”.

En su última pelea, Ayala venció al difícil Sergei Kharitonov, quien estaba arriba en las apuestas +375.  El ruso no aguantó un derechazo a la quijada, no tan dulce, de ‘Eye Candy’ que lo dejó noqueado apenas 16 segundos de haber iniciado el combate.  Contra Nelson, espera volver a sorprender y aprovechar sus ventajas.

“Soy grande pero me muevo bien, rápido, soy un atleta”, explicó a HOY Deportes. “Tengo mucha velocidad para los pesos pesados.  Será una pelea difícil, Roy ha estado por mucho tiempo en esto, es un veterano. Hemos estado trabajando enfocándonos en sus debilidades.  Si la oportunidad se presenta que lo tengo que tumbar, lo tumbaré, si me toca boxearle, también estoy listo para eso.  Los aficionados verán fuegos pirotécnicos”.

Un apodo muy dulce

Tener un apodo intimidante es casi que obligatorio para un atleta en un deporte de contacto como lo es las artes marciales mixtas.  Pero para Ayala, con sus 265 libras de peso y 6’1” de estatura, lo menos que quiere es aparentar ser dulce en un octágono.

“Los apodos te los ganas, no los eliges”, explicó.

Momentos antes de una pelea, fue entrevistado por un productor del evento con la intención de poder presentarlo ante el público.  El oriundo de Porterville, dijo que no tenía un apodo que lo identificara, pero alguien muy cercano a él respondió en su lugar.

“Un buen amigo mio que estaba detrás escuchando me dice ‘sí, sí tienes un apodo’, le pregunté cuál y me dijo ‘en el gimnasio siempre dices que eres el más guapo y eres como dulce para los ojos, entonces eres ‘Eye Candy’.  Traté de decirles que no, pero ya era muy tarde porque cuando ya estaba a punto de salir el anunciador me presentó como Javier ‘Eye Candy’ Ayala… desde entonces he tenido que lidiar con eso (risas)”.

Si tuviera la opción de llamarse de alguna manera, Ayala tomó una decisión.

“Si hubiera tenido la oportunidad de ponerme mi propio apodo, me hubiera puesto ‘Gorila’ o ‘Rinoceronte’, algo que de miedo… pero sabes, ‘Eye Candy’ ya creció en mí, me gusta”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°