¡'Locos' por Caín Velásquez!

La pregunta de la señora aún retumba en mi oído derecho. “¿Tanto escándalo por esos ‘feos’? ¿Son buenos?”, me soltó mientras tomaba una foto del cartel que anuncia el choque de Caín Velásquez vs Fabricio Werdum este 13 de junio en la Arena Ciudad de México.

La respuesta llegó enseguida: tres policías en motocicleta llegaron abriendo paso a una camioneta blindada color negro: primero llegó Werdum. Luego lo hizo Caín y los centenares de fans que acudieron al Museo Interactivo de Economía (MIDE),en pleno centro de la ciudad, explotaron en gritos al ver pasar a toda prisa a los peleadores para el ‘entrenamiento público’ programado.

"Le vamos al mexicano, ¡pero cómo no!", y se fue la señora. Mi oído descansó. 

Una calle adelante, centenares de policías antimotines (granaderos) rodeaban el Palacio de Bellas Artes, ante la llegada de cientos de maestros en una manifestación contra la reforma educativa impulsada por el gobierno federal. “No nos tomes fotos, mejor guarda tu celular”, me advirtió un guardia, con mirada de perdonavidas.

FOTOS: Caín impacta en Ciudad de México.

En la explanada del MIDE, los ruidosos fans exigían la presencia de los peleadores para la sesión pública. La agenda marca a Caín y Werdum como los principales; además, Efraín Escudero, Kelvin Gastelum, Gilbert Meléndez y Henry Cejudo.

Werdum apareció después de las 4:00 p.m. y los aficionados lo recibieron con aplausos, pero el presentador les pide más euforia para el brasileño, monarca interino de peso completo UFC.

“¡Con más güe…! ¡pégale con ganas! ¡Así no le harás nada a Caín!”, reclamaron los aficionados, al ver que Fabricio no mostró toda su potencia. El anunciador pidió comprender que el peleador no podía impactar al 100 % por ciento porque solo es una demostración. La gente silbó más.

Seis minutos después de empezar, Werdum se dirigió a los fans desde lo alto del escenario instalado en el patio del MIDE, un edificio construido en el siglo XVIII y que en el pasado fue Convento de Betlemitas, frailes que llegaron a México en 1674.

“Respeto a Caín Velásquez, siempre ha representado bien a México, pero nació en Estados Unidos de padres mexicanos… también les pido su apoyo”. La mayoría de aficionados silbó su petición.

“El sábado seguramente será una guerra, yo sé que Caín es muy bueno, pero quiero ser campeón y quiero demostrarle al mundo que yo puedo", expresó.

Luego, entre el ruido de ansiosos fans que reclamaban su presencia para autógrafos, atendió como pudo más entrevistas. Minutos después, le dio su firma a algunos seguidores, ante la mirada de angustia de los encargados de seguridad porque además del autógrafo lo abrazaban y lo hacían posar para ‘selfies’, aunque eso duró muy poco.

Más de una hora después, y luego del ‘entrenamiento’ de otros peleadores, apareció Caín… y el público estalló.

“¡Caín, tengo tres hermanas, tú dices!”, le soltaron. Velásquez sonrió.

Rodeado de cuatro elementos de seguridad, además del staff de la empresa, Velásquez llegó sudando, se puso los guantes y comenzó su exhibición.

“¡Caín, te amo!”, soltó un aficionado y el peleador no pudo contener la risa. Detuvo por algunos segundos su labor y alzó la mano izquierda. Los fans le aplaudieron con ganas. "¡Eres un chingón!"

Golpeó la manopla con fuerza. Tiró algunas patadas… parecían más ejercicios de calentamiento que una sesión en forma. “¡No tan duro, no te vayas a lesionar otra vez!”, gritó otro. Su sesión duró seis minutos.

En noviembre de 2014, una lesión del Caín lo marginó del primer evento de la empresa en Ciudad de México.

"Yo estaba lesionado y quería que cuando (volviera) a pelear sería en México, gracias a Dios voy a pelear aquí", declaró Velásquez y arrancó más aplausos.

"Los mexicanos todo el tiempo están detrás de mí, me están empujando para (ir) arriba. Muchas gracias por el apoyo, este sábado voy a pelear por ustedes", sentenció.

Tras las entrevistas, se enfiló a la salida y puso a sudar a los elementos de seguridad, pues los fans lo llamaron para firmas y el peleador atendió de buena forma, incluso cargo a dos pequeños niños y posó con ellos para las fotos, ante la mirada angustiada e incrédulas del personal del staff que lo rodeó.

Caín Velásquez expondrá este sábado 13 de junio la corona absoluta de peso Completo ante Fabricio Werdum, en UFC 188, en la Arena Ciudad de México (PPV).

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
51°