La mexicoamericana Veta Arteaga ansía ganar el primer título femenino de Bellator

Con la intención de establecer formalmente una rama de mujeres, la compañía de artes marciales mixtas (MMA) Bellator se ha enfocado en la división de las 125 libras como la piedra angular de esta iniciativa.

Se espera que para fines de año coronen a su primer monarca femenina.

Una peleadora que sueña con este título de peso mosca, es la mexicoamericana Veta Arteaga.

La originaria de Boise, Idaho, que lleva desde mayo de 2016 en la empresa y tiene una marca de 2-1, tendrá la oportunidad de posicionarse para la primera pelea titular femenil cuando enfrente a la brasileña Bruna Ellen (3-1) este próximo 25 de agosto en Bellator 182.

“Tengo mi ojo en ese cinturón”, dijo Arteaga a HOY Deportes. “Me estoy enfocando en [Ellen] y en conseguir la victoria, luego veremos que pasa”.

Veta, de 29 años, se describe como una peleadora agresiva que siempre busca liquidar a sus rivales antes de límite. Ostenta un cinturón púrpura en jiu-jitsu y también se especializa en boxeo y lucha.

Es una atleta natural pues en la preparatoria practicaba básquetbol, softball y era porrista. Sin embargo, empezó en el MMA gracias a un impulso familiar.

Su hermano mayor, Freddy Arteaga, también es un peleador profesional. Veta indicó, que, si no fuera por él, jamás se hubiera encontrado dentro de un octágono.

“Es mi ídolo fuera y adentro del octágono. Definitivamente ha influido en mi carrera; me introdujo al MMA y aún me guía”, expresó Arteaga, quien señaló que también tiene otros dos hermanos, pero siente que con Freddy se identifica más. “Me impulsa y agradezco todo lo que hace por mí. Quiero a todos mis hermanos, sin embargo, yo y Freddy tenemos un lazo especial, entrenamos juntos y vemos peleas juntos”.

La peladora dice que a la hora de intercambiar golpes con Freddy, quien ha sido profesional por siete años, él no se guarda nada. Aunque a veces cree que se le va la mano un poco, al final es algo que cree que le beneficia a la hora de combatir ante mujeres.

“En el gimnasio él me pega más fuerte que cualquier otra persona, sin embargo, creo que lo hace por el amor que me tiene o porque se quiere desquitar de algo que le hice cuando éramos más jóvenes”, comentó entre risas. “Cuando siento que me pega muy fuerte le digo:  ‘Hey Freddy, relájate’. Sin embargo, sé que ninguna muchacha a la que me enfrente va a tomar las cosas a la ligera”.

Además de su hermano, algo que la motiva en su carrera, es ver cómo el MMA de mujeres ha crecido en los últimos años. Desde que Ronda Rousey se convirtió en una estrella trascendental hace tres años, los combates femeninos han ido encabezando más y más veladas importantes. El saber que puede alcanzar las mismas alturas que un hombre dentro de este deporte, la llena de ilusión.

“Definitivamente me ha motivado ver a varias de estas peleadoras crecer, encabezar eventos y ganar campeonatos. Al momento de ver esto sabía que yo podía estar allá arriba también si seguía trabajando fuerte y creyendo en mí misma”, explicó. “Ahora aquí estoy peleando para una gran compañía que pronto definirá una campeona en mi peso. Tengo mucha motivación”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group