Alberto del Río: los latinos tenemos que patear la puerta para conseguir lo que queremos

El exluchador de WWE y ahora presidente de Combate Américas, Alberto del Río, sabe de los esfuerzos que los latinos hacen en Estados Unidos para alcanzar sus metas.

En 2009, firmó con WWE y ganó títulos del mundo en esa compañía, así como los importantes Royal Rumble y Money in the Bank en 2011. En 2014, dejó WWE pero regresó un año después. Hasta que en 2016 finalmente anunció que se retiraría de la compañía.

Recientemente, Del Río anunció que hará su gira de despedida en 2019 tras más de 17 años de ejercer la profesión.

“Ya tengo mucho tiempo en el deporte en la lucha libre, aunque todavía puedo dar mucho más, ya los viajes me cansan y me quiero quedar en casa”, expresó Del Río, quien dijo haber sacrificado mucho a su familia. 

“Mi papá me dice, ‘como puedes decir eso si la lucha te ha dado todo’. Pero yo también le he dado muchas cosas a la lucha libre, yo no estuve en el nacimiento de mis hijos. No los vi caminar por primera vez. Nunca los escuché decir su primera palabra. Pero gracias a eso mis hijos pueden tener el modo de vida que tienen. No es nada en forma de reclamo pero son cosas que me hubieran gustado estar. No me quiero perder más el desarrollo de mis hijos”, indicó el sobrino de Mil Máscaras y Sicodelico.

Brinda oportunidades a los latinos

El presidente de Combate Américas dijo que se sentía contento de trabajar para una compañía de artes marciales mixtas que le da la oportunidad a los peleadores latinos.

“Combate América siempre le da ese lugar a los peleadores latinos, mexicanos. Y le enseña al mundo por qué somos tan fregones los latinos”, indicó el luchador nacido en San Luis Potosí hace 40 años.

“Los latinos tenemos que trabajar el doble de los demás, para conseguir lo que queremos, en lugar de tocar puertas, las tenemos que patear en orden de hacernos un nombre o de conseguir algo en cualquiera que sea nuestra actividad”, indicó.

Este fin de semana, Combate Américas tendrá una función en Cancún, México, con un formato diferente. Se trata de un torneo de nombre “Copa Combate” donde el campeón tendrá que luchar tres veces la misma noche, tal como inició UFC en sus primeros días.

Del Río contó que desde su llegada a Combate Américas han cambiado algunas cosas, como el pesaje de la tarde, ahora ya se hace por la mañana, para darle prioridad a su salud y también a su entretenimiento.

Combate Américas también ha firmado a Erick ‘Goyito’ Pérez, un peleador importante para la comunidad de habla hispana en UFC.

“Nosotros estuvimos más de un año tratando de firmar a Goyito porque sabemos de lo que él representa dentro del deporte. Nosotros en Combate Américas nunca agarramos ya platos usados. Está en plenitud, recuperado de su rodilla, nosotros le dimos lo que él se merece, lo que su prestigio se merece. De la mano de ‘Goyito’ podemos llegar más alto de donde hemos legado. Y ahora él tiene un compromiso muy fuerte, porque él es el rostro de la empresa”.

El ganador de "Copa Combate" se llevará un premio de $100,000. Los combates finales del torneo serán transmitidas por Telemundo a las 8:30 p.m., en vivo desde Cancún.

Alaba el MMA femenil y critica el Mayweather-McGregor

El de San Luis Potosí expresó que las artes marciales mixtas han crecido a pasos agigantados en los últimos 10 años, especialmente la categoría femenil.

“Las damas hicieron la gran transición de ser no solamente una gran atracción sino de ser protagonistas. Antes veías a dos chicas y era atractivo porque no era muy técnica la pelea, se daban con todo. Pero ahora, el nivel táctico y técnico es impresionante. En Combate Américas le hemos dado el espacio que se merece al MMA femenil”, indicó.

Lo que no aprobó fue el combate entre Floyd Mayweather y Conor McGregor, algo que calificó como “una payasada”.

“Fue una cosa ridícula, solamente los que no conocen del deporte, que no conocen de las artes marciales mixtas, le daban una posibilidad a McGregor. Mayweather Jr. es el mejor boxeador del mundo. Grandes leyendas y  grandes peleadores no le han podido ni tocar. Por su puesto todos tienen una posibilidad de noquearlo si lo tocan, hasta yo tengo posibilidad de noquearlo. Son cosas que lastiman el deporte, lastima el deporte más lastimado del boxeo. Desde el punto de vista de negocios fue una decisión acertada. Como purista del deporte no fue positivo”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group