Luis Alberto Aguilera quiere abrirse camino más allá de la sombra de un apellido

El hijo de Juan Gabriel quiere crear su propio legado ante la aceptación de sus fans y los de su padre

Complacer todos los gustos es imposible y tratar de brillar con luz propia bajo la sombra de alguien tan grande como lo fue su padre, es una tarea muy difícil que Luis Alberto Aguilera enfrenta con el pie derecho.

El hijo del recordado Juan Gabriel heredó lo más grande que pudo tener el “Divo de Juárez” que fue su sencillez, humildad, espontaneidad, carisma y sobre todo, nobleza. Pero lo que más recordará la gente de este joven de 26 años desde ahora, será su talento para componer canciones.

Aunque fue a los 15 años que comenzó a tomarle el gusto a la música, su padre ya lo estaba preparando desde antes. Sus largas conversaciones con su padre en la cama de su habitación, que por cierto fueron pocas, resultaron ser suficientes para nutrirle el alma y ablandar el terreno donde ambos sembraron una semilla que hoy ha comenzado a dar frutos en el competitivo mundo de la música.

Nació en Cuernavaca, Morelos, México y ahí vivió hasta los 10 años de edad junto a su madre, pero luego el destino lo llevó a Las Vegas, Estados Unidos. “Mi papá y mi mamá se pusieron de acuerdo para que me mudara a los Estados Unidos para tener un futuro mejor. Convivía con mi padre cuando tenía tiempo. El tenía una agenda muy ocupada entre la música y los conciertos. Y si antes lo entendía, hoy lo entiendo mucho más porque ahora que estoy empezando lo veo”, comentó a Hoy Los Ángeles Luis Alberto.

Su manera pausada para expresarse y el tono de voz nos recuerda a su padre. Sus miles de fans que hoy lo siguen a través de sus redes sociales, así lo confirman en cada uno de sus “post” que le envían a diario. Luis Alberto, es un asiduo seguidor de sus cuentas de Facebook y el día que nos visitaba estaba abriendo su cuenta de Snapchat. “Porque quiero estar siempre en comunicación con los fans”, nos dijo camino a nuestro estudio de Facebook Live.

Se notaba nervioso en el enlace y no podía soltar el celular. Lo miraba cada cinco segundos y parecía apoyarse en él para calmar sus ansias. Entre tanto, los comentarios inundaban la conexión en vivo y muchos le pedían que dejara a un lado su teléfono móvil. Unos lo felicitaban, otros lo comparan con Juanga. Pero también surgía en la red los que le deseaban mucha suerte y le auguraban éxitos en su carrera. Al final el apoyo mostrado de los fans era incondicional.

Largo camino

El universo que le espera en este competitivo mercado musical es nuevo para Luis Alberto, pero lo enfrenta con dedicación, ganas y una madurez que brota a flor de piel. Así lo demostraron sus respuestas a cada una de nuestras inquietudes.

A Luis Alberto no le molestan las comparaciones y menos si son con su padre, por el contrario siente mucho orgullo de ser un Aguilera. Sin embargo, tiene muy claras sus metas y lo que quiere de la vida, que es crear su propio legado más allá del peso de su fuerte apellido.

Hoy este residente de California, debuta en la escena musical con un sencillo matizado con varias vertientes musicales que son las que lo atraen como el pop, urbano, Dance Hall, R&B, balada y algo de rock. “Incertidumbre” es el nombre del sencillo con el que abre la puerta a un camino que desde ya lo mantiene a la espera de una aceptación que ha comenzado a notarse. Eso precisamente lo pudimos notar al ver que a cuatro días del lanzamiento del video en Youtube, “Incertidumbre” ya alcanzaba más de 2 millones de visitas. Los más envidiosos se lo acreditaban a que es por el nombre de su padre, pero lo cierto del caso, es que la mayoría de ellos muestran un apoyo incodicional a su propuesta y un cariño personal que pareciera que lo conocen desde siempre.

No tiene un estilo definido ni instrumentos que marquen la pauta de su propuesta. Si bien se deja llevar por el encanto de un acordeón de vallenato, también lo hace ante la calidez de un cuatro venezolano, la magia de una marimba y los acordes de un sintetizador que se resaltan en un reggaetón. “El concepto de esta canción comienza con una dósis de pop urbano y ya después adquiere elementos orgánicos y termina convirtiéndose en algo como vallenato y cumbia. […] También tiene de género urbano, pero como hip hop y se empieza a mezclar con dance hall, reggaetón y todos esos géneros libres con mucho carácter”, expresó y agregó además que el punto era hacer algo bailable. “Porque los fans son un poco de diferentes partes del mundo, de Colombia, Perú, Venezuela, México y Estados Unidos”.

Lo cierto del caso, es que Luis Alberto pretende no apegarse de lo que está de moda, sino crear una tendencia que en el futuro marque una pauta. Su mayor inspiración es lograr la innovación en la industria musical, salirse de la zona de confort e imponer la diferencia. Y aunque suene pesado decirlo, eso es algo que su padre logró en su carrera con fusiones que le dieron éxito en determinados momentos de su existencia musical. “Aunque los géneros principales de mi padre eran el mariachi, ranchero, pop y balada. Pero las diferencias es que cada quien es quien es, en el sentido artístico, y así es que salen las cosas orgánicas y reales porque nacen de uno”, apuntó con acierto Luis Alberto.

El álbum que ya prepara este joven talento, tendrá entre 10 a 15 temas, todos compuestos por él mismo, pero con el apoyo de un equipo de trabajo que pulirá sus letras con acertados arreglos musicales y con propuestas donde no se descarta el regional mexicano y mariachi tal y como lo hacía Juan Gabriel. “La diferencia entre nuestro estilo musical es el rumbo que tomamos, pero podría haber una similitud en que apreciamos todos los tipos de géneros musicales y en que nos gusta dejar la música así como es… libre”, acotó.

Y aunque su padre dejó cientos de temas y composiciones que hoy están en manos de Ivan Aguilera, el heredero universal de Juan Gabriel, Luis Alberto, su hijo biológico,  prefiere crear sus propias canciones y crear su propio legado. “Y en trabajar, esforzarme, componer y con respecto a lo de mi padre, lo que él cosechó, creo y se ganó con el sudor de su frente, es algo que para mí, [no me desvela y..] que pase lo que tenga que pasar”, sentenció.

Y es que a pesar de que su mente está enfocada en esta nueva faceta de su vida que es la musical, Luis Alberto igual está consiente de que no puede escapar a la realidad que envuelve a su vida personal y familiar con los asuntos legales y los derechos que tiene como hijo biológico de Juan Gabriel. Pero aún así, eso no es algo que le quite el sueño, por el contrario, Luis Alberto sigue soñando en grande aunque sea con algo de “incertidumbre”.

“Porque en esos temas no sabría qué decir porque involucran a otras personas (a su hermano Joao también). Yo solo puedo hablar por mí, puedo asumir, pero al asumir a veces uno comete errores. Entonces a mí me gusta dejar las cosas como son y pienso que en esta situación se necesita espacio y tiempo para que las cosas tomen su rumbo”, concluyó de una manera muy madura el hijo del "Divo de Juárez".

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°